Profesora Salas comparte experiencia de pasantía en Oxford

publicado a la‎(s)‎ 12 may. 2015 20:22 por Carrera Inglés


Pie, Pimm’s, pubs, pews, punting y Potter en Oxford

El fin de semana del 24-26 de abril visité la maravillosa ciudad de Oxford, por primera vez. Me traje maravillosos recuerdos y fotos, algunas de las cuales comparto con Uds. Me alojé donde Natalie Usher, ex-profesora de nuestra carrera, quien se encuentra realizando su doctorado en educación en la Universidad de Oxford. Su esposo es investigador allí, en el Departamento de Astrofísica. Ya sé, un par de tontitos.

Gracias a su cariño y hospitalidad, pude vivir experiencias muy especiales, como visitar gratis la sala de lectura más antigua dentro de la Biblioteca Bodleiana, que ya es una de las más antiguas y grandes del mundo. No está permitido tomar fotos de esta parte, pero pueden googlear “Duke Humfrey's Library” y allí podrán ver lo que yo vi en vivo y en directo. Esta biblioteca es la que aparece en las películas de Harry Potter (¿Se acuerdan de los libros con cadenas?). Nos dieron 15 minutos para recorrerla. No es muy grande, en todo caso. El techo artesonado fue lo que más me impresionó. En cada panel está pintado un escudo de armas diferente de la universidad con lemas en latín. Hay anaqueles muy altos llenos de libros antiquísimos. De hecho, las estanterías están divididas en dos pisos, así de alta es la sala. Y las ventanas están adornadas con bellos vitrales.

Otra experiencia inolvidable fue beber Pimm’s en el pub Head of the River (http://www.headoftheriveroxford.co.uk/), después de haber recorrido Christ Church Meadows, un parque enorme dentro de la ciudad donde se puede ver mucha vida silvestre: patos, gansos, cisnes y ardillas (vean la foto de una particularmente amistosa y “posera”). El Pimm’s es un ponche muy refrescante a base de Pimm's (googléenlo), "lemonade" (bebida gaseosa con sabor a Sprite), hojas de menta y fruta picada (frutillas, naranjas y pepinos). ¡Me encantó! El Head of the River es un pub muy tradicional inglés, con asientos de cuero, muros de ladrillo con vigas gruesas de madera a la vista y fotos antiguas en las murallas. En el mesón, muchas opciones de “cask ales”, es decir, cervezas en barril que se bombean. Y en la terraza que mira al Río Támesis, mesas tipo picnic.

El domingo almorzamos pies de carne en el mercado techado (Covered Market) de la ciudad. Este mercado es muy entretenido porque hay una gran variedad de tiendas, desde un negocio que hace unas tortas que son unas verdaderas obras de arte (The Cake Shop) hasta una reparadora de calzado. Los pies son un plato tradicional inglés y muy antiguo. Siempre salen mencionados en las novelas de Charles Dickens y es lo que cocinaba la amiga de Sweeny Todd. Solo que ella los rellenaba con la carne de los clientes que Sweeny Todd asesinaba. Afortunadamente, mi experiencia con los pies no ha sido nada de siniestra; muy por el contrario, “extremely delightful”.

Esa tarde Natalie y Stu me llevaron al Río Cherwell a hacer “punting”, es decir, andar en bote, pero no a remo, sino al estilo de las góndolas en Venecia. Es una actividad de recreación propia de la vida universitaria en “Oxbridge”, ya que a ambas ciudades las cruzan canales y ríos. Stuart, que en sus tiempos de estudiante de pregrado practicaba remo, fue el que estuvo a cargo del “pole”. Natalie y yo nos dedicamos a disfrutar la hermosa vista. Afortunadamente, la gente del pronóstico del tiempo acertó porque justo cuando nos subíamos al bote, a eso de las 4 pm, salió el sol y pudimos pasear felices y relajados sin congelarnos.

Como broche de oro de mi último día en Oxford, asistí al servicio vespertino en la capilla del New College y pude escuchar cantar al coro de la iglesia. Son bien famosos. Han grabado varios discos. Siguiendo la tradición de los coros masculinos ingleses, hay integrantes de todas las edades: desde unos pequeñitos preciosos hasta unos caballeros de sesenta años. Todos vestidos con esas típicas túnicas largas, en este caso de azul marino abajo y con una capa blanca encima. El college es muy hermoso y famoso por sus edificios antiguos y claustros (pasillos techados). De hecho, en esos “cloisters” y en el patio, que pude recorrer después del culto, se filmaron varias escenas de Harry Potter and the Goblet of Fire. La iglesia es hermosa, bien gótica, y los “pews” —bastante incómodos, hay que decir— estaban iluminados con velas. Sorprendentemente, hacía mucho calor adentro porque, según me contó una señora que venía a escuchar cantar a su hijito, recién arreglaron la calefacción. Eso fue muy afortunado porque afuera hacía muchísimo frío. La bella música del coro y órgano de tubos en ese lugar con tanta historia me pusieron la piel de gallina. Fue un momento muy hermoso de recogimiento y conectarme con Dios de una forma diferente.

¡Estoy enamorada de Oxford! Es una ciudad donde hay una perfecta armonía entre naturaleza y arquitectura. Hay mucho que ver, leer, explorar, recorrer, fotografiar, beber y degustar. Sinceramente, espero que todos Uds. tengan algún día la oportunidad de visitarla. Así que, a seguir estudiando inglés…